Marcha del 8M logra masiva asistencia y extiende convocatoria a huelga general feminista

“Se viene la huelga, la huelga feminista”. “Se siente, se escucha, arriba las que luchan”. “El Estado no me cuida, me cuidan mis amigas”.

Consignas como esas y otras contra el presidente Sebastián Piñera y Carabineros marcaron la multitudinaria marcha que se realizó en Santiago, desde la Plaza Baquedano hasta el sector de Cumming, por ambas calzadas de la Alameda.

Fin a la violencia de género, fin a la violencia sexual en el contexto de las manifestaciones, mayor acceso a derechos sociales, equidad de género, libertad de derechos sexuales y reproductivos, fin a la precarización de la vida, reconocimiento de los trabajos no remunerados de las mujeres, son algunas de las peticiones, entre muchas más. Mujeres de todas las edades, de diversos territorios y sectores sociales, mujeres trans, personas no binarias, disidencias, mujeres mapuche y mujeres con distintas ocupaciones participaron de la marcha y manifestaron sus opiniones. La mayoría de las mujeres portaba pañuelos verdes en favor del aborto libre o de color violeta, con la consigna “NiUnaMenos”, a tres años de la promulgación de la ley que permite el aborto en tres causales.

A lo largo del trayecto, la procesión se detuvo varias veces para realizar en conjunto la performance “Un violador en tu camino”, que popularizó el colectivo chileno Las Tesis. El himno feminista que denuncia al “Estado opresor” dio la vuelta al mundo con su proclama: “La culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía”. Durante la jornada, el presidente Sebastián Piñera anunció el envío al Congreso de dos proyectos de ley en favor de las mujeres: uno que establece el monitoreo telemático de los hombres denunciados por violencia intrafamiliar y otro que incorpora a los deudores de pensiones de alimentos al boletín de informaciones comerciales. Actualmente el 84% de los padres demandados no pagan la pensión alimenticia. Y aunque la asistencia fue multitudinaria, las cifras de asistencia generaron debate. La Coordinadora Feminista 8M, convocante de la marcha, cifró en dos millones a las asistentes, muy lejos de las 150 mil personas que se congregaron según Carabineros. Un intento de invisibilizar la movilización, según una de las voceras de la instancia, Alondra Carrillo. “No nos sorprende que Carabineros de Chile y que este Gobierno intente invisibilizarnos, intenten negar la dimensión histórica de la convocatoria. Uno de los gritos que más escuchamos a lo largo de toda esta marcha era la exigencia de la renuncia de Sebastián Piñera; de la ministra de la Mujer, Isabel Plá, por su complicidad con la violencia política/sexual; del intendente Felipe Guevara; la renuncia del general Rozas”, aseguró.

El reporte de la agencia internacional France Presse dio cuenta que al menos cuatro kilómetros de la Alameda estaban copados por manifestantes y muchas calles aledañas lucían también repletas de mujeres. Nicole Kramm, vocera de DDHH de la Coordinadora 8M acusó represión y vulneración al derecho de manifestarse. “Carabineros intentaron impedir que nosotras nos desplazaramos libremente. Marchar es un derecho constitucional. También hubo violencia en todos los territorios nacionales: tenemos reportes de compañeras heridas, tenemos reportes de compañeras quemadas con agua de guanaco”, fustigó. Por su parte, Carabineros informó que se registraron 19 oficiales lesionados y 16 personas detenidas por los incidentes y además la institución aseguró que los desórdenes fueron protagonizados mayoritariamente por hombres. “Hubo gran cantidad de eventos de violencia contra el personal de Carabineros”, dijo la generala Berta Robles, y agregó que los incidentes se registraron en doctor Corvalán con Alameda, Ahumada-Alameda y en las inmediaciones del palacio de La Moneda. De paso, insistió en que 150 mil personas acudieron a la marcha por el día Internacional de la Mujer en Santiago y precisó que la mayoría lo hizo de forma pacífica y que los hechos de violencia fueron eventos aislados. “El escenario donde se realizó la marcha son 65.000 metros cuadrados, y para que hubiese una cantidad de 2 millones de personas, debieron estar 32 personas por metro cuadrado”, subrayó Robles. El año pasado la convocatoria por el día de la mujer superó las 200.000 personas y se preveía este domingo una asistencia aún mayor, en un ambiente de gran efervescencia social desde que estallaron las protestas. En tanto, para este lunes está convocada una nueva marcha a las 11:00 de la mañana en Plaza Baquedano, mismo lugar en el que a las 18:30 horas se realizará una concentración en el marco del llamado a huelga general feminista.