¿Teletrabajo a causa del coronavirus?

El estallido de la Covid-19 ha provocado que las empresas envíen a casa a muchos empleados. Son necesarios nuevos procedimientos y aplicaciones para que no reine el caos

La crisis por el coronavirus está implantando a marchas forzadas el teletrabajo. Este lunes, en Madrid, por ejemplo, la ciudad de Vitoria ha recomendado incorporarlo en las empresas que puedan. Para llevarlo a cabo son tan necesarias las aplicaciones (tecnología) como adoptar nuevos procedimientos. Estas son algunas de las posibilidades.


Dispositivos


Para trabajar desde casa tenemos que contar, como es lógico, con un ordenador lo suficientemente potente. La posibilidad más recomendada por los expertos para llevar a cabo estas tareas es implementar una conexión VPN (virtual private network), que te permita crear una red local sin necesidad de que sus integrantes estén físicamente conectados entre sí, sino a través de Internet.


El acceso abierto a la red propia de una empresa a través de Internet no es aconsejable desde el punto de vista de la seguridad, dado que incluso si el acceso está protegido con una contraseña, esta podría ser detectada en un punto de acceso wifi público, por ejemplo. Una red VPN, en cambio, reduce el riesgo, ya que permite proteger el acceso con una conexión cifrada, de modo que el trabajador tendría el mismo acceso que si estuviera presencialmente en la oficina.


Comunicación


La comunicación resulta básica en estas circunstancias. Para ello, el mercado ofrece diversas herramientas que facilitan el contacto (casi) presencial. Una de las más extendidas es Slack, una plataforma que permite crear chats de grupos —uno por cada departamento o sección—, intercambiar documentos e incluso hacer conferencias con vídeo. Está pensado para intercambios de información rápidos que necesitan llegar a mucha gente sin tener que crear una nueva conversación para cada pequeño asunto. Permite, además, la integración con Google Drive, HubSpot, Twitter, Dropbox o Skype. Microsoft cuenta con su herramienta Teams. La compañía, además, ofrece una suscripción gratuita de seis meses.


También está la propuesta de Yac, una startup que acaba de cerrar una ronda de financiación de 1,5 millones de dólares (1,3 millones de euros) que propone el intercambio de archivos de audio, al estilo de los mensajes de voz de WhatsApp. Algo así como una versión remozada del walkie talkie.


Existen otras opciones, como Spike, que no requiere crear una cuenta y trabaja sobre la propia cuenta de correo electrónico. Rocket Chat es una alternativa gratuita a Slack de código abierto. Este software de mensajería se lanzó en 2016 y cuenta con numerosos miembros dentro de la comunidad de desarrolladores de GitHub.


Otro rival de Slack es Flock, una aplicación de mensajería de origen indio, en plena expansión internacional, que tras abordar el mercado de Estados Unidos aterrizó en enero de 2017 en España y el Reino Unido y el pasado marzo en Rusia y Brasil, siempre con versiones en el idioma respectivo de cada uno de esos países. La herramienta asegura que su interfaz de usuario es “mucho más simple, limpia e intuitiva” que la de su principal competidor.


Fuente: El País